Inicio Autores Esteban Echeverría

Esteban Echeverría

 

Esteban Echeverría nació en Buenos Aires el 2 de setiembre de 1805 y murió en Montevideo el 19 de enero de 1851. Escritor y poeta, fue quien trajo los postulados del romanticismo a la Argentina. Fue también el escritor del primer cuento argentino, “El matadero”, probablemente escrito entre 1838 y 1840 y  publicado de manera póstuma.

Después de perder a su padre a temprana edad, hizo la escuela primera en el barrio de San Telmo. A los diciesisiete años, en 1822, luego de que su madre falleciera, Echeverría ingresó al Departamento de Estudios Preparatorios de la Universidad de Buenos Aires, al tiempo que comenzaba a trabajar como dependiente en una tienda.

En 1825, a los veinte años, decidió continuar estudiando en Europa. Durante 1826 y 1830 vivió en París, donde estudió política, filosofía, literatura y economía. A su regreso, en 1831, Echeverrría publicó sus primeros poemas en los periódicos La gaceta mercantil y El diario de la tarde. Al año siguiente, en 1832, publicó “Elvira o la novia del Plata”, considerada la primera obra romántica en castellano. En 1834 publicó Los consuelos, primer libro de poesía de la literatura argentina, ya que antes sólo se publicaban en los periódicos. Ese año, por motivos de salud, se instala en la ciudad de Mercedes, Uruguay.

Al regresar del Uruguay, Echeverría participó del Salón Literario que se realizaba en la trastienda de la librería de Marcos Sastre. En 1837 escribió Apología del matambre y publicó Rimas, libro en el que se encuentra “La Cautiva”, uno de sus poemas más conocidos.  En 1838 Rosas clausuró el Salón Literario y Echeverría fundó la “Asociación de la Joven Generación Argentina”, y luego la “Asociación de Mayo”, donde expuso sus ideas sobre la recuperación del espíritu de la Revolución de Mayo.

En 1839 Echeverría apoyó el levantamiento de los Libres del Sur en contra de Rosas, a pesar de no estar a favor de la violencia. Al ser este derrotado, huyó hacia la ciudad de Colina del Sacramento, en Uruguay, y luego a Montevideo, donde residió hasta su muerte. En esos años de exilio publicó El dogma socialista, donde plasmó las ideas que había abanderado en la “Asociación de Mayo”, El ángel caído y el Manual de enseñanza republicana.






Articulos relacionados:
- Novedades de la autora: Una chica de provincia
- Entrevista a Selva Almada en Sur de Babel
- Otros libros de la autora: La punta del bastón