Inicio Autores Joseph Conrad

Joseph Conrad

 

Joseph Conrad nació como Józef Teodor Konrad Korzeniowski en Berdyzów, por aquel entonces Polonia y hoy Ucrania, el 3 de diciembre de 1857, y falleció en Bishopbourne, Inglaterra, el 3 de agosto de 1924. Al igual que otros grandes escritores de siglo XX como Beckett y Nabokov, Conrad abandonó su lengua materna para escribir en otro idioma. Escribió en inglés, y así llegó a ser uno de los más grandes novelistas en esa lengua.

 Huérfano desde los doce años, Conrad vivió con su tío en Lvov, ciudad que por entonces pertenecía al imperio austro-húngaro, y luego en Cracovia, donde hizo la escuela secundaria. En 1874, a los diecisiete años, viajó a Italia y a Marsella. Al año siguiente se embarcó en el barco Mont Blanc. Los próximos cuatro años se pierden en viajes, contrabandos y desengaños amorosos que el mismo Conrad se encargó de mantener en la penumbra.

En 1878, escapando del servicio militar ruso, se instaló en Inglaterra, donde trabajó en barcos de cabotaje entre Lowestof y Newcastle. En sus ratos libres leía a Shakeaspeare, con quien aprendería a dominar la lengua inglesa, de la que ya no se apartaría. Varios años después obtuvo la nacionalidad inglesa y aprobó los exámenes de aptitud para convertirse en oficial de la marina mercante británica. Formó parte de la tripulación de numerosos barcos, como el Duke of Sutherland, Highland Forest, Loch Etive, Narcissus y Palestine. Ya como capitán, se hizo cargo de los barcos Torrens y Otago.

En 1894, al regreso de su último viaje a Australia, escribió su primera novela, La locura de Almayer y conoció a su futura esposa. A los dos años se casaron y se instalaron en el sur de Inglaterra. A partir de entonces, sorteando dificultades económicas, Conrad se volcó de lleno a la escritura.

Algunas de sus obras más importantes son: El negro del Narcissus (1897), El corazón de las tinieblas (1899), Lord Jim (1900), Tifón (1902), Nostromo (1904), El agente secreto (1909), Victoria (1915) y La línea de sombra (1917).

En los últimos años de su vida, rechazó un título nobiliario ofrecido por el gobierno inglés.





Articulos relacionados:
- Novedades de la autora: Una chica de provincia
- Entrevista a Selva Almada en Sur de Babel
- Otros libros de la autora: La punta del bastón